SEGAL asesoría

Seguridad Alimentaria en el hogar.

Por: Pilar Faustino Plo.

Hace algunas semanas hablábamos sobre mitos en seguridad alimentaria. Tras escuchar algunas reacciones ante el artículo, me di cuenta que era más necesario desmentir lo que voy a denominar "creencias caseras". Esos malos hábitos, vicios o pensamientos que se mantienen de manera cotidiana en muchos hogares.

En España tenemos una cultura gastronómica inmensa, quizá desbordante, con múltiples concursos culinarios a lo largo del año. Si bien, carecemos de cultura o más bien, de educación culinaria. Y no me refiero a seguir el guión de una receta, sino a saber seguir el guión pero con rigurosidad sanitaria. Tarde o temprano a todos nos pica (o es obligación que nos pique) la curiosidad de los fogones; bien se empieza con un postre fácil o una sencilla tortilla de patata, y si no se ha dado por vencido tras varias experiencias que quedaban lejos de la receta de la abuela, o no se parecía en nada a lo que el cocinero de la tele había prometido, o la tortilla terminaba en el suelo, pues se continuará con el hobby con ilusión y cariño, que es lo esencial en la cocina.

La legislación, que tantas veces nombro, en casi todos los casos mantiene como excepción el momento en que un alimento es empleado para consumo propio o doméstico. Pero ello no evita que puedas intoxicarte tú, tu familia y el que se tercie en la mesa.

"El limón o el vinagre lo matan todo".

Más de una y de dos veces he escuchado esa expresión en cocineros y jefes de cocina, ante una conversación sobre consumo de pescado o marisco.

Existe un parásito llamado Anisakis simplex, presente en pescados, y que puede ocasionar reacción alérgica (a los que presenten alergia) o anisakiasis (a cualquier persona). La forma de inactivarlo es mediante dos métodos fundamentalmente: cocinado (65ºC en el centro del alimento) o congelación (-20ºC, 24 horas), éste último si va a ser consumido en crudo. Por tanto ante la elaboración de unos boquerones (consumo en crudo), deberemos congelarlo antes de su preparación en vinagre, ya que éste, como hemos visto no inactivará el parásito. Lo mismo ocurrirá ante el sushi, por ejemplo.


Algo similar ocurre con el marisco que es consumido en crudo (ostras, almejas…), el limón que se añade poco o más bien nada hace contra el Virus de Norwalk o el Norovirus. El consumidor deberá ser consciente del riesgo que entraña.

Página siguiente