SEGAL asesoría

Mitos sobre Seguridad Alimentaria.

Por: Pilar Faustino Plo.

Ciertamente, si nos ponemos a valorar el poder o la utilidad de internet en la población, podríamos debatir infinidad de cuestiones, desde privacidad, seguridad de datos, acceso a música, películas, compras de todo tipo, pero sobre todo, es un campo abierto donde fluye la información.

Para bien o para mal, a nada que el usuario sepa manejarse con cierta soltura por la red, puede lograr información sobre lo que desee, y también cualquier usuario que cuente con una dirección de correo electrónico, es capaz de recibir cientos de mails falsos. Es aquí donde nos encontramos con esa temida información, la falsa, la que llega sin demora a cientos de hogares, y que o se es un experto en la materia, o muy probablemente se cree y además se reenvía a otros tantos contactos.

En este artículo intentaremos desmentir de manera lógica y científica algunos de esos mitos falsos (hoax, en inglés) que circulan de manera alarmante. ¿Os convenceremos?

La bebida energética que te deja en coma.

Ya hace unos años que circula este mail. Tiene todos los ingredientes: secuelas físicas muy graves, cita a alguien de profesión respetada (eso da "rigor científico"), nombra ingredientes del producto que resultan poco comunes, sitúa su creación en países donde ciertamente los protocolos de actuación en seguridad alimentaria brillan por su ausencia, y explica una historia, que muy probablemente nadie o casi nadie se parará a corroborar.

Mitos sobre seguridad alimentaria

En este caso habla sobre las consecuencias del consumo de taurina y d- glucoronolactona. Seguramente, más de algún compañero de la facultad de Químicas se estará riendo. Ambos compuestos son ingredientes naturales de los alimentos, y metabolitos normales del cuerpo humano. Si bien, en estas bebidas utilizan cantidades mucho mayores a las que se pueden encontrar, por ello desde la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) y en concreto, el Comité de Aditivos Alimentarios y Nutrientes (ANS), y el Comité Científico sobre la Alimentación Humana (SCF), llevan desde 2003 realizando una evaluación del riesgo del consumo de estas bebidas, concluyendo que existe un margen de seguridad para los consumidores habituales, que beben entre 125 y 350 ml por día (0,5-1,4 latas por día). Por tanto no existe riesgo alguno por su consumo. Ahora bien, a todo el que quiera mantener la mente despejada, la cafeína de siempre es un buen aliado.

Opinión científica EFSA.

Página siguiente